¿Qué es el internet de las cosas y cómo puede cambiarnos la vida?

Este concepto forma ya parte de nuestras vidas y es posible que ni hayas escuchado hablar de él. Te contamos qué es y cómo está transformando la realidad en la que vivimos.

 ¿Qué es IoT?

IoT es un acrónimo utilizado para referirse a la interconexión digital de los objetos que se encuentran cotidianamente en la red y que se están incorporando, haciendo de nuestro hogar, de nuestra industria y de nuestros negocios, lugares más inteligentes. El objetivo final es interconectarlo todo para tener una información más amplia y fiable así como para darle otro significado al concepto de globalización.

El concepto, que pretendía ir más lejos del conocido M2M o Machine to Machine, se propuso antes de acabar el milenio, si bien, no ha sido hasta hace muy poco que se está empezando a conocer y utilizar. Sus aplicaciones se categorizan según su uso, hablando de consumidor, infraestructura y empresa.

Las bases de este concepto son:

  • Inteligencia. Los elementos del IoT actúan de manera independiente y son interoperables. Ello sucede según el contexto, por supuesto, considerando el ambiente y todo tipo de circunstancias. Esto es, existe una inteligencia ambiental que va en aumento y que hace que la situación termine por volverse no determinista, con una situación de red abierta.
  • Arquitectura. Trabajamos con una arquitectura que está orientada a eventos, con una construcción que se basa en lo procesal y lo operacional, de manera que va de abajo a arriba. Al mismo tiempo,esta orientación funcionará, en paralelo, con modelos de trata de excepciones y evoluciones insólitas.
  • Complejidad de los sistemas. Su funcionamiento se basa en el uso de bucles, que pueden ser abiertos o cerrados, pudiendo resolver las cadenas de valor y, por ende, precisar de su estudio como sistema complejo.
  • Incorporación de las TI. Este concepto está compuesto de eventos en paralelo contados por millones. Por ello, la temporalidad dejará de ser lineal, pasando a depender de las identidades de los propios objetos, procesos y sistemas. Así, lo más lógico es incorporar las TI para basarse en sus sistemas.

 ¿Que supone el cambio de IoT?

El IoT ha supuesto ya un cambio, representando la que es la mayor expresión de la expansión de tecnologías y metodología digital.

Su repercusión no tiene límites y cada día se mejoran multitud de aspectos. El resultado es una mayor optimización de los resultados, más eficiencia en los procesos, un mayor confort, máxima comunicación entre partes…

En los hogares nos topamos ya con todo tipo de objetos inteligentes. Los smartTVs son ya algo completamente convencional, el punto mínimo de la inteligencia en el hogar. De aquí vamos hacia delante. Tenemos apertura y cierre de persianas desde mando, control de la iluminación fuera de casa, control de temperatura de frigorífico, horno o microondas…

En la industria nos topamos con la eliminación de cableado, un menor coste de mantenimiento, sensores perfectos, sistemas de proyección de datos e información en directo que nos permite actuar de inmediato, reducir riesgos e imprevistos así como los tiempos muertos y el desaprovechamiento de mano de obra y material…

El sector servicios incluye los dos aspectos anteriores. Por un lado, el IoT es capaz de agilizar procesos, optimizar procesos, reducir tiempos y costes y, al mismo tiempo, ofrecer al cliente precios competitivos, abundante stock, servicios extra posibilitados por una mayor cantidad de mano de obra disponible, actualización y mejor a de productos…

El resultado es un nuevo mundo en el que la automatización adquiere importancia en todo tipo de procesos, la eficiencia aumenta y el confort se acerca a todos.

¿Qué necesitamos para conectarnos a internet de forma segura?

Esta conexión, en la actualidad, se puede realizar de diversas maneras y desde múltiples dispositivos. Atendiendo al conector, tenemos:

 Conexión por cable

  • Se trata de una instalación realizada por profesionales de la telecomunicación que requiere tirar cable desde la central de abastecimiento hasta tu hogar.
  • Esta entra en casa mediante un acople a un cableado general arterial que la compañía en cuestión habrá tirado en la ciudad.
  • Esta instalación, que incluye cable coaxial, culmina en un módem, el cual ofrece la posibilidad de, una vez capturada la señal, seguir llevando la conexión mediante otro cable Ethernet, que irá al puerto homónimo de tu dispositivo.
  • Dicho dispositivo, por su parte, requiere de una tarjeta de red capaz de recibir la señal de la instalación. Esta viene integrada en los ordenadores de manera habitual, si bien, si no es el caso, se puede incluir una fácilmente en la ranura correspondiente de la placa base de tu equipo.
  • En este caso, puesto que la conexión se realiza de manera física y directa, no necesitas de ningún elemento de seguridad.

 Conexión WiFi

  • La conexión por WiFi se realiza de la misma manera que la que va por cable en cuanto a la instalación de cableado general hasta un módem. A partir de aquí, el proceso cambia.
  • El módem, además de permitir que la conexión continúe por cable, te da la opción de transmitir la señal a la unidad en cuestión de manera inalámbrica, es decir, sin tener que usar cables. Obviamente, debe tratarse de un modelo compatible con esta opción.
  • Es necesario que el equipo desde el que te quieras conectar disponga de detección de redes inalámbricas, algo que precisa de una tarjeta de red con capacidad para WiFi.
  • Tendrás que realizar una búsqueda desde el dispositivo, manual o automática. Esta te permitirá conocer qué redes están disponibles, es decir, de cuáles recibes señal.
  • En el caso de buscar tu propia red, no tienes más que clicarla e introducir tu contraseña (la encontrarás en el módem, si no la has cambiado).
  • Siendo así, lo único que te aconsejamos es que, cuando te vayas a conectar y si el dispositivo te lo pregunta, aceptes que las redes te detecten como equipo y usuario.
  • Si no es el caso, sino que vas a conectarte a otra red, ya sea sin contraseña, es decir, abierta, o bien porque tengas el password, aunque no sea tuya, nunca aceptes que se te registre.
  • Por último, te aconsejamos que configures tu red para que sea segura para ti, evitando que puedan acceder otros usuarios. Para ello, cambia tu contraseña generando una con un software específico para ello, copia toda tu información de red y haz que el perfil de red sea privado mediante la configuración de conexión.

 Conexión por USB

  • La tercera manera es usando un módem USB. Este se conecta, mediante puerto USB, al equipo. Por supuesto, precisa de una tarjeta SIM con datos móviles a los que poder acceder para su consumo.
  • Este lo detecta y arranca la instalación. Si no es el caso, sólo tienes que ir a «Equipo» y buscar la unidad USB para hacerle doble clic y arrancar manualmente.
  • Se debe realizar una configuración la primera vez y seguir el asistente de configuración, que variará en función del operador.
  • Se requiere de contraseña para su uso cada vez.
  • Aconsejamos no eliminar nunca la contraseña y que este módem sea de uso particular.

Una vez conectados, sea de una u otra forma, no podemos comenzar a navegar sin más. Para estar a salvo necesitamos tener instalados algunos elementos de protección como Firewall y antivirus. Además, considerando la peligrosidad de los anuncios, podemos optar por instalar también un bloqueador de publicidad, de manera que no podamos, por accidente, acabar clicando en algo potencialmente peligroso.

👉Descubre aquí cursos gratuitos madrid

FUENTE: https://internetpasoapaso.com/internet/